TIENDA DE LIBROS USADOS - ENVÍOS A TODO EL PAÍS

En La casa, Mujica Láinez cuenta la historia de una vieja casa señorial construida a fines del siglo XIX.


La narradora es la propia casa, lo cual no es novedad en la obra del autor, en la que los objetos inanimados muchas veces tienen ese rol, al haber sido testigos de hechos importantes. En cualquier caso, la casa nos va narrando los acontecimientos que la llevan a su abandono y demolición. Al principio, la residencia era poseída por don Francisco, un senador influyente que conocía a toda la alta sociedad de Buenos Aires. Al morir el senador, la casa pasa a manos de su hijo mayor Gustavo, otro gran señor que conserva intacto el prestigio y el status de su familia (y con ello, de la casa). Son años dorados, que la casa recuerda con nostalgia. Pero cuando muere Gustavo, el nuevo dueño de la casa es su hermano menor Benjamín, un hombre mediocre que sólo se preocupa por conseguir el título de propiedad, pero no de "hacerlo valer". Y lo que es peor, Benjamín es dominado por dos mucamas, Rosa (que es además su amante) y su hermana Zulema. Cuando Benjamín pasa a mejor vida, las hermanas se convierten en poseedoras del edificio, con tristes resultados.

MANUEL MUJICA LAINEZ - LA CASA

$7.000,00

Ver formas de pago

Los envíos al resto del país serán enviados dentro de las 48 Hs.

Calculá el costo de envío

En La casa, Mujica Láinez cuenta la historia de una vieja casa señorial construida a fines del siglo XIX.


La narradora es la propia casa, lo cual no es novedad en la obra del autor, en la que los objetos inanimados muchas veces tienen ese rol, al haber sido testigos de hechos importantes. En cualquier caso, la casa nos va narrando los acontecimientos que la llevan a su abandono y demolición. Al principio, la residencia era poseída por don Francisco, un senador influyente que conocía a toda la alta sociedad de Buenos Aires. Al morir el senador, la casa pasa a manos de su hijo mayor Gustavo, otro gran señor que conserva intacto el prestigio y el status de su familia (y con ello, de la casa). Son años dorados, que la casa recuerda con nostalgia. Pero cuando muere Gustavo, el nuevo dueño de la casa es su hermano menor Benjamín, un hombre mediocre que sólo se preocupa por conseguir el título de propiedad, pero no de "hacerlo valer". Y lo que es peor, Benjamín es dominado por dos mucamas, Rosa (que es además su amante) y su hermana Zulema. Cuando Benjamín pasa a mejor vida, las hermanas se convierten en poseedoras del edificio, con tristes resultados.

Mi carrito